Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Rebeca Castaño
Lunes, 16 de abril de 2018
Municipal

El Ayuntamiento desestima el recurso de reposición de Aquona contra la modificación del contrato de gestión

Guardar en Mis Noticias.

Un contrato aprobado en pleno en julio de 2017 y que al empresa concesionaria presentaba recurso al solicitar un incremento d de los costes de explotación.


 

Un punto que se llevaba a la última sesión plenaria celebrada el 5 de abril donde se ponía sobre la mesa el recurso de reposición de Aquona contra el acuerdo de pleno del 27 de julio de 2017 donde se aprobaba la modificación del contrato de gestión del servicio público de agua potable y saneamiento de Benavente, incluyendo el contrato de mantenimiento y explotación de la EDAR correspondiente a las ampliaciones acometidas.


 

Por parte de Izquierda Unida su concejal, Manuel Burón, argumentaban que en diciembre de 2016, Aquona solicitaba el incremento de costes de la explotación que el Ayuntamiento debía compensar a la empresa.


 

El Equipo de Gobierno contrataba un estudio técnico el cual resolvía que ni los consumos de energía ni los activos generaban el volumen de gasto por la explotación estimados en 114.900€, siendo finalmente inferior fijándose en 53.800€.


 

En septiembre de 2017 Aquona presentaba un recurso de reposición solicitando una revisión del estudio de costes más el incremento de gastos de la EDAR. Burón indicaba que la técnica de depuración de Aquona también tasa de manera inferior el coste.


El concejal popular, Manuel Vega, recordaba que el Ayuntamiento sacaba a contratación el servicio de gestión de agua, que se hizo finalmente con él Aquona. Dentro de ese contrato se contemplaba las obras con un estudio económico.


 

El Ayuntamiento, relataba Vega, determinaba varios costes a partir del informe de un ingeniero de una empresa externa, algo no aprobado para el concejal popular, quien se preguntaba por qué no lo redactaban los técnicos del área de urbanismo del Consistorio.


 

La concejala del PSOE y responsable del área de Urbanismo, Sandra Veleda, recriminaba la actitud del edil popular, señalando que siempre se han contado con asesorías externas y pidiendo respeto a los técnicos municipales.


 

Además defendía que este punto es técnico y simplemente se lleva a pleno para la resolución del recurso de reposición.


 

La empresa podrá optar por presentar un recurso contencioso administrativo contra la decisión plenaria.