Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Rebeca Castaño
Lunes, 12 de febrero de 2018
Sanidad

El Consejero de Sanidad avala los “buenos datos de la sanidad” y pide a los grupos parlamentarios un “ejercicio de rigor”

Guardar en Mis Noticias.

Reconoce la existencia de problemas y carencias en el sistema sanitario pero asegura que son de manera “concreta”

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, ha comparecido hoy ante la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla y León, a petición propia, para informar sobre la situación de la sanidad en la Comunidad,  tras los recientes debates sobre la política sanitaria. Para ello, ha utilizado los tres últimos informes elaborados y difundidos por el Ministerio de Sanidad -Portal Estadístico del SNS-: Listas de Espera en el SNS, Indicadores de Salud 2017 e Informe Encuesta Europea de Salud en España 2014.


 

En la Encuesta Europea de Salud, desarrollada por el Instituto Nacional de Estadística, se han realizado entrevistas personales en 37.500 hogares en España. Se aportan datos sobre uso de servicios sanitarios, inaccesibilidad a la asistencia sanitaria y prácticas preventivas en la población mayor de 15 años.


 

El  36,8 % de los encuestados señala que ha acudido a consulta con su médico de familia en las últimas cuatro semanas -en España el 29,035 %-; Castilla y León es la comunidad con mayor uso de las consultas de médicos de familia. Un dato que coincide con las estadísticas del Ministerio para Atención Primaria.


 

Asimismo, Castilla y León es la comunidad con mayor frecuentación en Atención Primaria, un indicador clave para valorar la accesibilidad: número de visitas al médico de familia  por habitante y año. Cada persona visitó a su médico de familia una media de 9,2 veces en 2016; la media en España (2015) fue de 5,29 veces. Además, la frecuentación es muy superior en el mundo rural -10,5 visitas al año- que en el urbano y semiurbano -6,45, indicaba el Consejero.


 

El envejecimiento es un factor muy importante a la hora de analizar la frecuentación. Sin embargo, no explica las importantes diferencias con la media nacional ni entre el medio urbano y rural. Como ejemplo, comunidades con grados similares de envejecimiento tienen una frecuentación muy inferior: Galicia, de 5,69 o Asturias, de 5,16. Por otra, de nuestro sistema de estratificación de pacientes extraemos algunas conclusiones: una persona de 87 años acude como media a consulta de su médico de familia 17,7 veces al año, si vive en medio urbano, y 25,6 veces, si vive en zona rural. Si además de 87 años el paciente tiene enfermedades crónicas que le califican como crónico pluripatológico, acudirá 21,5 veces al año, si vive en una ciudad, o en 31,3 ocasiones, si vive en un municipio rural. A igual envejecimiento y cronicidad de la patología, existen diferencias importantes en el acceso y el uso de los servicios de Atención Primaria.


 

Para Sáez Agüado la conclusión es clara: “la mayor frecuentación que se produce en Castilla y León y la mayor frecuentación del medio rural respecto al urbano no obedecen a la edad o la complejidad de la patología sino a una mayor accesibilidad: proximidad  del centro o del consultorio y cercanía de los profesionales que facilitan la accesibilidad”.


[Img #83093]


 

Añade que todos estos datos ponen de manifiesto que Castilla y León es la de mayor accesibilidad en Atención Primaria, “con las mayores cifras de frecuentación especialmente en el medio rural y se relacionan con un importantísimo despliegue de los consultorios locales -el 36 % de los existentes en España- y las mejores ratios de médicos de familia y de enfermería”.


 

El consejero concluyó este apartado recordando que el informe de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria señala que “la  única Comunidad Autónoma que supera los estándares del viejo continente es Castilla y León, donde la media de médicos de familia por cada 10.000 habitantes es de 11, con 2.630 especialistas atendiendo en Atención Primaria”. La media española es de 7,6 y la de la Unión Europea 9,7.


 

La Encuesta Europea pregunta también sobre las prácticas preventivas. Los datos de Castilla y León son más positivos que la media nacional en la mayor parte de las prácticas examinadas: vacunación frente a la gripe, tiempo transcurrido desde la última toma de tensión arterial, la última medición de colesterol, de azúcar en sangre o desde la última colonoscopia; también en la mamografía para la detección de cáncer de mama dentro del período recomendado. Los datos de Castilla y León son inferiores en el test de sangre oculta en heces -en esa fecha el programa no se había completado en Castilla y León- y en citologías vaginales.


 

En lo que respecta al Informe Indicadores de Salud 2017, publicado por el Ministerio en noviembre de 2017, Sáez ha resumido también los principales datos: Castilla y León se encuentra entre las comunidades con mejores datos sobre esperanza de vida y esperanza de vida en buena salud; los datos de morbilidad -tasas de enfermedad- son similares a la media nacional y, sin embargo, los datos de mortalidad son un 8,6 % inferiores a la media española: similar morbilidad con menor mortalidad expresa un funcionamiento más adecuado de la asistencia sanitaria.


 


 

Sáez ha hecho referencia también a los datos relativos al presupuesto y el gasto sanitario. Destacando que 2018 es el año de mayor presupuesto para la sanidad pública en Castilla y León, con 3.558 millones de euros, superior al presupuesto del año 2010 como se venía reclamando, una cifra que representa el 43 % de los recursos presupuestarios de todas las consejerías. Así, el consejero ha recordado los últimos datos de la Estadística de gasto sanitario público en España 2015: 1.445 euros por habitante en Castilla y León, un 10,3 % superior a la media de las comunidades, de 1.310 euros. En relación con el PIB, nuestro gasto representó el 6,7 % mientras la media nacional es del 5,7 %.


 

Finalmente, el se ha referido a los datos relativos al peso de la sanidad pública y la privada en Castilla y León en relación con los debates sobre la privatización. Castilla y León es la segunda comunidad con menor gasto -4 % del gasto total- en conciertos con centros privados, mientras que la media nacional asciende al 9,6 %.


 


 

Como conclusión, el consejero ha señalado que en términos de recursos, de accesibilidad y de resultados, la sanidad pública de Castilla y León presenta buenos indicadores y en buena parte de ellos ocupa posiciones destacadas entre los servicios autonómicos de salud. Por ello, ha reclamado a los grupos parlamentarios un ejercicio de rigor al analizar la situación de la sanidad.


 

Ha reconocido la existencia de problemas e insuficiencias locales, concretas y, especialmente, la aspiración de los ciudadanos a mejorar los recursos y su funcionamiento. Y ha ofrecido a los grupos parlamentarios la disposición a atender sus propuestas de mejora. “Los ciudadanos y los profesionales no se merecen una visión catastrofista de la sanidad, nos reclaman medidas que la mejoren y la legitimen” ha indicado.