VER EN VERSION CLASICA
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Interbenavente.es
Lunes, 2 de octubre de 2017
Hospital de la Piedad

La falta de vocaciones pondrá fin a 115 años de las Hermanitas en el Hospital de la Piedad de Benavente

Guardar en Mis Noticias.

Aunque la decisión se tomó hace 20 años, la marcha de nuestra ciudad de las seis Hermanitas de los Ancianos Desamparados que a día de hoy gestionan la Residencia de Ancianos podría estar bastante próxima

Desde el mes de octubre del año 1902, la congregación de Hermanitas que siguieron los pasos de su fundadora Santa Teresa Jornet, mantienen viva su obra en nuestra ciudad, ofreciendo los servicios de su Fundación a los ancianos más necesitados, acogiéndoles en sus instalaciones y dándoles una calidad de vida a nivel personal y también espiritual.

 

En las últimas décadas, como ha venido ocurriendo en otras congregaciones religiosas, las vocaciones han ido decreciendo y la residencias gestionadas por las Hermanitas han tenido que ir sustituyendo sus bajas por personal contratado y también añadir los distintos profesionales que se han ido necesitando, como ha sido el caso del conocido como Asilo de Benavente, en el que actualmente están únicamente seis hermanas, de las cuales cuatro son mayores de 70 años. Junto a ellas trabajan 20 personas contratadas como asistencia, limpieza, enfermería, cocina, médico, etc.

[Img #76538]

Esta situación ha incrementado mucho el presupuesto económico de estas residencias, que se financian en su mayor parte con las pensiones de los ancianos, aunque tienen que cubrir el déficit que suponen las pensiones más bajas con donativos, y la ayuda que se prestan entre sus otras casas repartidas por España.

 

“La gente nos ayuda mucho, también los bancos de alimentos y que entre nuestras casas nos ayudamos mucho y compensamos. Tenemos hasta pensiones no contributivas. Nadie paga los 1.150 € que cuesta una plaza, porque solo pedimos la pensión que tiene”, dice la Madre Superiora de Benavente

 

[Img #76539]

 

La decisión está tomada, según nos cuenta la Madre Superiora, “Nuestro interés es que siga siendo residencia de ancianos, porque tenemos muchas peticiones. Ahora tenemos que decir que no, tenemos 61 ancianos y un edificio tan grande tiene muchos gastos”. Comenta que hace poco tiempo, los Servicios Sociales se han puesto en contacto con ellas para tramitar Ayudas para la Dependencia, que podrían suponer algún nuevo ingreso.

 

Otro de los problemas con los que se encuentra esta congregación, es la adecuación de sus instalaciones para poder ofrecer mayores comodidades y cumplir los requerimientos en cuanto a número de camas por habitación, servicios, escaleras, etc.. La inversión necesaria es elevada y la congregación no puede asumirla, por lo que están buscando alternativas para que las instalaciones sigan teniendo el carácter benéfico que los Estatutos del Patronato tienen marcado.

 

La Asociación Mensajeros de la Paz, creada por el padre Angel García Rodríguez, ha sido una de las que ha visitado esta Residencia para valorar su interés en gestionarla, aunque hasta el momento no parece haber ningún avance en este sentido. Mensajeros de la Paz tiene numerosas Residencias y Centros de Mayores repartidos por toda la geografía nacional y sus fundamentos de gestión podrían coincidir bastante con la congregación de Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

 

 

“No tenemos un plazo marcado para irnos, será hasta que se solucione, los ancianos son los que más nos duelen, tenemos mucha pena”,

 

 

La Madre quiere tranquilizar a todos los afectados, porque la información comienza a divulgarse y existe mucha preocupación al respecto. Nos cuenta que las monjas se reubicarían en otras residencias y los ancianos, “si nadie se hiciera cargo nos los llevaríamos a nuestras casas más cercanas, no quedarían fuera de cobertura y a los empleados habría que indemnizarlos”

 

 

 

 

BREVE HISTORIA

Texto de J.I.Martín Benito en Crónica de Benavente y los Valles

El Hospital de la Piedad de Benavente (Zamora) fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) el 27 de noviembre de 2003 después de un largo proceso que arranca en el año 1979 con la incoación de un expediente para la declaración de Monumento histórico-artístico

 

 

 

 

 

 

 

Un hospital en el Camino de Santiago

La fundación data de 1517 y corrió a cargo de don Alonso Pimentel, V titular de la casa, y de su esposa Ana Herrera y de Velasco. En las ordenanzas que se dieron para su funcionamiento en 1526 se recoge su finalidad: “porque los pobres e peregrinos que pasan por la villa de Venavente en romería a Santiago e a otras muchas partes e peregrinaziones recivan caridad e ayuda, e los enfermos sean curados e hallen saludable descanso e mitigazión de sus travajos, acordaron de fundar e dotar una cassa y hospital en la dicha villa de Benavente, la cual comenzaron en el año de la encarnazión de nuestro Señor Jesuchristo de mill quinientos e diez y siete años y la acavaron en el año de mill quinientos e veinte....”. Un año antes, el Papa Clemente VII había expedido la bula de aprobación, donde se aludía también a los peregrinos jacobeos: “Informado de que nuestro amado hijo el noble D. Alfonso Pimentel, Conde de Benavente, reflexionando piadosamente que una multitud de fieles cristianos pasaba por la villa de Benavente, de la diócesis de Oviedo, en dirección de Santiago de Galicia, por motivo de peregrinación, y que por lo mismo había necesidad de que la mencionada villa se construyese un Hospital bastante capaz para poder albergar a una multitud de fieles cristianos y provisto de todos los medios precisos para la curación de los mismos enfermos que resultasen de estos mismos peregrinos...”.