Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Rebeca Castaño
Lunes, 11 de septiembre de 2017
Medio Ambiente

Ayudas económicas para las zonas quemadas intencionadas entre las soluciones que exigen los montañeros

Guardar en Mis Noticias.

La Ruta Protesta protagonizada por tres montañeros finalizaba ayer con la lectura de un manifiesto en Peña Trevinca

Tres montañeros partían el viernes desde Benavente en una ruta que les llevaría hasta Peña Trevinca. el objetivo era denunciar los episodios de incendios intencionados que ha vivido la provincia en las últimas semanas. Al finalizar la ruta se dio lectura a un manifiesto.

 

En ese texto lamentaban que en su caminar por las montañas, contemplaban como encinas, pinos, robles, brezos, tojos y escobones comparten el paisaje con cenizas y esqueletos de árboles calcinados.


 

Alertan que mientras algunos bosques no se producen incendios, otras laderas son quemadas periódicamente, indicando que el 1,5% de los incendios son debidos a causas naturales, siendo el hombre el causante del 70% de los fuegos.


[Img #75560]

Los montañeros recordaron que lo bosques y los montes frenan el cambio climático al absorber parte de las emisiones de dióxido de carbono, retinen el agua y regulan el ciclo hidrológico, previenen la erosión, reduciendo la carga de sales minerales y sedimentos finos en ríos y arroyos. Además, gestionados de manera sostenible, crean empleo y fijan población en el medio rural y constituyen el hábitat y refugio de numerosas especies, algunas de ellas amenazadas.


 

Sin embargo, lamentan que no exista una política forestal comunitaria. Aportan soluciones como incentivos y reconocimiento a los municipios libres de incendios y revisión de las ayudas económicas a las zonas que periódicamente son quemadas por causas humanas, acotamientos reales de las zonas quemadas hasta que se hayan generado con especies autóctonas y mejoras las ayudas al pastoreo que ayuda a conservarlos, reducir la precariedad laboral de los servicios de extinción y destinar mayores recursos a la prevención, más medios destinados a la vigilancia e investigación de los incendios y cambios normativos que permitan la efectiva inculpación de los incendiarios y sus cómplices, y por último campañas de concienciación y puesta en valor locales, así como formación para el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales.

[Img #75561]


 

“Pero lo que es seguro es que el monte se quema y de seguir así, se seguirá quemando. ¡Debemos movernos ya!, apoyando a quienes ya lo están haciendo y/o tomando la iniciativa. No debemos tener miedo a denunciar, a llamar la atención cuando el que está a nuestro lado tira una colilla al suelo, a la administración cuando es ineficaz…, porque no lo podemos volver a permitir, porque si actuamos, entre todos, lo podemos evitar...” piden este colectivo de montañeros.

Foto cedida a Interbenavente.esFoto cedida a Interbenavente.es