Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Rebeca Castaño
Miércoles, 21 de diciembre de 2016
Opinión

IU propone dos alternativas al consejero de Sanidad o dimite o que su presencia sea no deseada en Benavente

Guardar en Mis Noticias.

Artículo de opinión

Ante las nefastas declaraciones del consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, esgrimiendo y “argumentando peregrinamente” razones económicas para no abrir la primera planta del Hospital de Benavente, al número de camas libres en el Hospital Virgen de la Concha e incluso a “razones facultativas” como motivo de los traslados de enfermos a Zamora capital, la Agrupación Local de Izquierda Unida reprueba la desfachatez y desvergüenza mostrada sin rubor alguno del consejero hacia Benavente y los benaventanos.


 

Desde luego, a Izquierda Unida de Benavente no le causan perplejidad ni asombro las declaraciones del consejero, “viejo conocido” de los ciudadanos de Benavente y comarca desde hace muchos años, cuando ostentó el cargo de  Director General de Salud Pública y Director Gerente de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León entre 1999 y 2003. Años en los que precisamente germinó y nació la Plataforma Mesa Pro-Hospital y del que ya entonces durante su gestión, tuvieron que escuchar otros argumentos tan peregrinos como los de ahora.


 

Para Izquierda Unida, es una vergüenza y un contrasentido -incluido el común- que la Junta de Castilla y León invirtiese tanto dinero público en reformar el hospital Comarcal de Benavente para que ahora permanezca infrautilizado y al 50% de su capacidad.

Algo que además desmerece y adultera el mensaje que la Junta transmitió a los vecinos de Benavente y comarca para negarse a construir un nuevo hospital.


 

Nos decían que con la reforma del hospital y el Centro de Especialidades se daría respuesta sanitaria a las necesidades y demandas de los habitantes de la comarca y se evitarían cientos o miles de desplazamientos innecesarios a Zamora…

[Img #60801]

Pues bien, años después los habitantes de Benavente y comarca constatamos la triste realidad:

-Un centro de especialidades sin la cartera de especialistas prometida, con especialistas que acuden cada cierto tiempo o turnándose o sustituidos por otros…que en última instancia remiten a los usuarios a Zamora.

-Un hospital, reformado y como nuevo edificio, pero infrautilizado y con la mitad de las camas disponibles activadas…¡Por qué hay más camas libres en Zamora!

En conclusión, que los paganos de los recortes siempre son los ciudadanos!


 

Para Izquierda Unida, la única respuesta que da el Sr. Sáez para optimizar los recursos sanitarios o no tenerlos sin utilizar es que los paguen los ciudadanos.

El ahorro y economía que esgrimirá de su gestión, en este caso, es a costa de los benaventanos costeándose los desplazamientos innecesarios e incluso, poniendo en riesgo la vida en la carretera! ¿Para esto se reformó y se invirtieron millones en el Hospital Comarcal? ¡Tanto nadar para morir en la orilla!

¿Es esta la sanidad pública de calidad para todos los castellanoleoneses por igual? ¡En fin! ¡Con estos bueyes hay que arar!

 


 


 

Por todo ello, por tales declaraciones y argumentos del consejero Sr. Sáez Aguado, (incluso el de “descargar” sobre los facultativos la “responsabilidad” en exclusiva de las órdenes de desplazamientos…) Izquierda Unida se suma al Movimiento de Defensa de la Sanidad Pública en la petición de dimisión del consejero de Sanidad.

Así como también a la calificación de "enemigo de la sanidad rural" por anteponer el optimizar los recursos de los centros sanitarios urbanos discriminando a los pobladores del mundo rural y tratándolos como ciudadanos de segunda clase.

Ante el derecho a la sanidad pública y universal, ¿Es así como defiende la administración autonómica el mundo rural?


 


 

Y vistos otros antecedentes, en caso que el Sr. Consejero no dimita, que Benavente y la comarca declaren su presencia institucional no deseada, lo que comúnmente se califica de “persona non grata”.


 

En su día, por lo mismo o incluso menos…Por hacer oídos sordos ante la voz de toda la comarca, por decir que no era el momento, o que no interesaba hacer el hospital en Benavente y las formas que utilizó…en su día, en el Pleno de fecha 28 de noviembre de 2005, se aprobó el acuerdo de reprobar las actuaciones y se declaró no deseable la presencia del entonces Consejero de Sanidad D. César Antón Beltrán, recogiendo la petición de la Mesa Pro-Hospital de Benavente y Comarca y el sentir de muchos ciudadanos. (Por cierto, sesión a la que no asistieron los Concejales del Grupo Popular en la oposición, para defender la figura política e institucional del Sr. Consejero…)

Y con el agravante, entonces, que el Partido Popular que gobernaba la Junta de Castilla y León, prometió su construcción en campaña electoral en las municipales del año 2003, con el eslogan “ahora sí, ahora toca hospital” incluso haciéndose fotos en unos terrenos.


 

 


 


 

Benavente, a 21 de diciembre de 2.016


 


 

Izquierda Unida-BENAVENTE- www.iubenavente.com