VER EN VERSION CLASICA
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Interbenavente.es
Miércoles, 14 de octubre de 2015
Cuidando tu cuerpo

Sacroilitis - A propósito del si

Guardar en Mis Noticias.

La concurrencia temporal de varios casos de sacroilitis -o sacroileitis- sobre mi camilla y la publicación por parte de nuestros colegas de la ABMP (Associated Bodywork and Massage Professionals) de un post relativo a los beneficios del yoga para esta articulación, me han llevado a explicar brevemente en qué consiste esta articulación y su importancia para nuestra vida diaria.

 
Ni condicional, ni afirmativo, ni posesivo, ni reflexivo. Anatómico.
 
S.I. es el acrónimo, más utilizado por los angloparlantes, de Sacro-Ilíaco. En castellano, sacroilíaco. Este nombre, con reminiscencias sagradas, tiene una aplicación mucho más humana. Las articulaciones sacroilíacas (cada persona tenemos dos) se forman mediante la unión de los huesos ilíacos y el sacro por medio de los ligamentos sacroilíacos. La función de esta articulación no es proporcionar ningún tipo de movimiento a la pelvis sino adaptarla a las necesidades de espacio para albergar nuestras vísceras que generan las diferentes posiciones del cuerpo. De esta forma, mientras en posición bípeda las articulaciones permanecen cerradas, cuando nos sentamos ambas articulaciones se abren ligeramente para crear más espacio intrapélvico y acomodar nuestros intestinos y vísceras. (Todo muy romántico).
 
 
sacroiliacas.jpg
 
 
 
Además, la función estabilizadora de la pelvis durante el movimiento se debe en gran parte a la “maleabilidad” que le confieren las SI y la articulación púbica (conocida como sínfisis púbica) a  todo el conjunto óseo pélvico. Esta función se pone de manifiesto con lesiones como la osteopatía de pubis y la citada sacroilitis.
 
La principal causa de sacroilitis es la incorporación rápida desde la posición de sentado, lesión típica en profesionales que trabajan sentados durante varias horas, y una variación de ésta que implica la rotación del tronco mientras se produce la incorporación, lesión típica de profesionales de servicios de reparto. No cabe duda que existen otras causas, sobre todo en el ámbito del deporte, pero esas necesitan un capítulo aparte.
 
Una vez producida la lesión, el patrón de dolor puede confundirse con lumbalgia, ciática incipiente,  síndrome del piriforme, trocanteritis, etc.
 
Prevenir las sacroilitis no es tarea fácil. Mantener el tono muscular (lo que no supone necesariamente la tonificación), la elasticidad y la flexibilidad adecuados entorno a las articulaciones, así como el mantenimiento de la aponeurosis lumbosacra, es realmente complicado, dadas la extensión, volumen y actividad de la región.
 
 
En cuanto al masaje se refiere. No se aconseja realizar masaje vigoroso sobre las articulaciones inflamadas ni sobre posibles distensiones del ligamento sacroilíaco. Se recomienda liberar la tensión de la aponeurosis lumbosacra y de la aponeurosis glútea. Una vez conseguido, y si el paciente lo tolera, se recomienda la recolocación (si fuera necesario) de las articulaciones SI. Para concluir, se estabiliza la zona sacroilíaca con vendaje neuromuscular (kinesio taping). Huelga decir que todas estas técnicas es mejor no  delegarlas en el amigo o familiar de turno que dice saber cómo se hacen.
 

 

Vida saludable y ejercicio físico responsable. Por favor.
Interbenavente.es - Benavente - Noticias - Agenda - Multimedia - Servicios • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Publicación controlada por OJD Interactiva
Powered by FolioePress