Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
enviado por julian cachon
26 de agosto de 2014
Carta a Don Toribio Mayo Barrios

Solo las gentes de esta Villa y ya ha tiempo jubilada, conocen y les es familiar este nombre y apellidos. Para los no jubilados y lejos de esta situación le he de aclarar y aclaro.


Don Toribio Mayo, más conocido entonces por solo su nombre propio, ya que decir en el Benavente de entonces “don Toribio” no hacía falta más para identificarle, era y aclaro, procurador de los Tribunales de Justicia de oficio, pero para mí tengo, que le conocí y traté, era benaventano de oficio y lo ejercía de verdad. Fue alcalde durante las dos Dictaduras, la blanda del General don Miguel Primo de Rivera y la dura, sobre todo los primeros años post-guerra del otro General, Franco. En ambas y al margen de los aires políticos imperantes, fue un enamorado de la alcaldía y de su pueblo. Su padre, Miguel, fue el que hizo la desaparecida plaza de toros a base de pico, pala y cestos de tierra. Un negocio ruinoso.


Hecha la presentación para los neófitos, deseo ponerme en contacto epistolar con usted para darle cuenta de actualidades y efemérides de lo que ocurre en su pueblo.


En las dos Motas, la Nueva y la Vieja y Rosaleda con la explana que usted construyó y donde iba de visita todas las mañanas, han cambiado bastante de fisonomía. La Mota Vieja, fue destruida por caprichoso designio de un alcalde no benaventano y que le traía sin cuidado los lugares sacros del pueblo, para construir un inútil aparcamiento subterráneo de coches. Usted don Toribio, no conoció estos lugares de almacenamiento de automóviles tan escasos de época. Entonces abundaban los carros el día de mercado y no había problemas de circulación. Total, esta cuadra de coches ha sido un fracaso para la economía maltrecha del Ayuntamiento y está más vacio que sus arcas. De esto ya hablaremos, mejor le escribiré a su actual domicilio.


En la mota Vieja juegan muchos niños, tan escaso hoy en las familias, pero ay sombras bienhechoras por la sencilla razón que el subsuelo no es de tierra sino de coches. Podían poner buenos álamos plateados en los cuestos para que por la tarde den sombra a los niños y papas, pero no se les ocurre el bien general. Había y hermosos en el anterior parque infantil que servidos y colega hizo entre las dos Motas, los cortaron inmisericorde con afán arboricida para montar nuevos artefactos para reumáticos y que nadie usa. Otra feliz idea que todos pagamos.


Los jardines interiores de la Mota Nueva, “sóforas” creo se llaman y castaños de Indias, están plagados de ramas secas de anti-estético aspecto y dañino para el árbol, pero nadie se preocupa de podar. Perros, bicicletas, mayores y niños circulan libres y velozmente por todos los paseos donde existe en teoría prohibición. Hay carteles que dan cuando menos risa, que denunciemos los vecinos cuando vemos alguna infracción. ¿Y la Corporación en pleno y sus nominas no están para algo más que para cobrar y no ganar? Usted siempre tuvo guarda en la Mota, servidor y colega suyo también. Usted, supongo, tendría cuando mucho cinco o seis millones de pesetas anuales de presupuesto municipal. Yo tenía catorce y no fue todo ello en la Edad Media. Hoy estos demócratas de toda la vida o sea desde pequeños, tienen más de dos mil trescientos y deben más de la mitad con sus correspondientes intereses. A usted y a mí, nos sobraba al final de año. Usted no tenía nomina ni otras gabelas, servidor tampoco. Usted tenía seis u ocho guardas municipales, servidor diez, el sargento Castaño, el Veneno, que esta pócima tenía poco, y algún despistado más.



Hoy hay perros sueltos por las calles, Mota… unos, sus dueños, se ocupan de limpiar excrementos, otros no. Los hay peligrosos, muy peligrosos, como los “rottweiler”, o unos asesinos argentinos… que en teoría tienen que llevar bozal. Los que lo llevan y bien guarnecidos son las autoridades que no cumplen con lo obligado por la ley. El día de la Virgen de Fátima, 13 de Mayo, me gruñó uno de estos indeseables animales a los que tuve que dejar la derecha y bajar de la acera. Sus acompañantes se rieron de mi al decir que carecían de bozal. Lo dije en la policía, lo saben, pero claro, no hay quien les mande y este debe ser el que antes daba en primer lugar y gratis “la Cara”. Ya le escribiré dándole cuenta del invento que no conoció llamado televisión. Hay barrios que no se ve. Me dicen en Madrid que dan por buena esta zona nuestros mandatarios. Claro, sospecho, intuyo, que la mayoría tiene “cable” y todo cable tiene “enchufe” entre los privilegiados. Don Toribio, admirado colega, otro rato le escribiré sobre impuestos, sus tarifas, cuantía, persecuciones para nuevas altas, obras inútiles, nóminas, gajes, desgajes, queda de dinero público sin responsabilidad, ponerle al día me propongo de lo que hoy se estila y usted ignora. Seguro estoy, que volvería a repetir aquello que ordenó desde el balcón principal del Ayuntamiento en función usted de Alcalde Accidental en ocasión que no le dejaban hablar las voces de un sector popular… de aquí para allá, todos a la cárcel!!! Y estaba llena la plaza, como siempre. Y es que don Toribio, tenía metido el pueblo en su torrente circulatorio… que Alcalde señores!!


SALUDOS DE SU COLEGA, JULIÁN CACHÓN
Interbenavente.es - Benavente - Noticias - Agenda - Multimedia - Servicios • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Publicación controlada por OJD Interactiva
Powered by FolioePress