Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Interbenavente.es
Jueves, 16 de febrero de 2017
Benaventanos por el mundo

Mónica Peña, enamorada de su trabajo en Shanghái

Guardar en Mis Noticias.

A finales del 2012 dejó España para iniciar un nuevo proyecto profesional como bailarina en China, que no ha dejado de sorprenderla y hacerla sentir “enamorada” de cada nuevo reto que le propone su nueva vida en el país asiático, compaginando el baile con sesiones fotográficas de moda y algún pequeño trabajo de actriz

Mónica acaba de concluir unas pequeñas vacaciones en España,  en las que ha podido disfrutar de su familia y de sus amigos.

[Img #63170]

“me gusta estar cerca de mi familia, es muy importante para mí, mi hogar está aquí pero mi trabajo no. Tengo unos amigos maravillosos que valen oro, hemos estado juntos desde pequeños. Antes de venir pasé por Londres a ver algunos de ellos que sabía que no podría ver aquí, aquí he intentado aprovechar para poder verlos a todos.”

 

 

Con 26 años, Mónica conserva la dulzura de la niña que comenzó bailando con menos de diez años. Su timidez esconde una gran fortaleza y decisión que le han servido para ir tomando decisiones muy importantes y maduras, que la han llevado a una vida en la que los sueños y las ilusiones se cumplen, con mucho esfuerzo y dedicación, pero se cumplen.

 

[Img #63166]

Le gusta recordar cómo comenzó todo. De pequeña había hecho gimnasia rítmica y dice que demostraba muy buenas aptitudes, pero lo dejó porque no la gustaba.

 

 

“Cuando tenía unos 10 años, fui a Logroño, vi a mi prima bailar sevillanas y me enamoré. Cuando volví le dije a mi madre ¡quiero aprender flamenco! y entonces empecé con Mari Jose, fue mi primera profesora de baile”

 

A partir de entonces dice que es cuando descubrió su verdadera vocación. Llegó Anisa Saghira y comenzó a introducirse en la danza oriental, una disciplina que le cambiaría la vida. Fue entonces cuando la seleccionaron para participar en el programa de televisión Veo Veo de Teresa Rabal, programa que ganó consiguiendo una beca de estudios con la que comenzó su formación como profesional del baile en Salamanca, donde conoció el hip-hop y cuenta que “me volví a enamorar”.

 

[Img #63169]

 

Desde Salamanca dio el salto a Barcelona, ciudad donde estuvo unos cuatro años preparándose.

 

“En Barcelona encontré el mejor hip-hop que te puedes encontrar, eran jornadas interminables de formación. En unos meses comencé a dar clases. Me llamaron para una sustitución y tuve la suerte de encontrar a las compañeras de mi grupo de hip-hop Streetpeers, hicimos muchas actuaciones por Barcelona, también estuve en un grupo de jazz dance que bailábamos con orquestas, estuvimos en televisión en Tu si que vales.., lo pasamos muy bien”

 

 

La actuación en un evento multitudinario hizo que alguien se fijara en ella y a los pocos días recibió una propuesta para realizar un tour de tres meses en China.  Cuenta Mónica que siempre le ha gustado viajar y eso era una oportunidad de poder compaginar su pasión por el baile con otra de sus pasiones, viajar, aunque China nunca había sido uno de los sitios a los que le hubiera gustado ir.

 

[Img #63172]

 

Eran finales del 2012, Mónica tenía 21 años y le pareció la oportunidad perfecta. Acompañada por otros compañeros de Barcelona se marchó a Shanghái, actuando en grandes espectáculos de televisión, coreografiando a cantantes muy conocidos allí “No nos dejaban ni acercarnos a ellos, aunque éramos su cuerpo de baile, nunca iban solos, había mucha seguridad, los ensayos eran de 12 horas, estábamos muertos, pero muy felices”.

[Img #63165]

Cuando aún no había terminado el contrato de tres meses con el que había ido a China, la compañía que la había contratado desapareció, les comunicaron que deberían de volver a España, pero Mónica, apoyada por un grupo de compañeros españoles que había conocido allí dijo “¿Qué tengo que perder?, voy a quedarme y si fallo me vuelvo a España”, le habían dicho que allí había muchas oportunidades para su trabajo, quiso arriesgarse y probar suerte. Tenía su sueño demasiado cerca como para dejarlo en ese momento, aunque el resto de compañeros regresaron.

 

“Cuando llegué, mi inglés no era nada bueno, mi chino era nulo. Fue muy arriesgado, pero mereció la pena, encontré trabajo muy pronto. Salí a una ciudad pequeña y trabajé con un grupo de españoles durante cinco meses, luego volví a España de vacaciones.”

 

Estando en España, volvieron a ofrecerle trabajo en una ciudad cerca de Shanghái. Mónica volvió y estuvo allí otros seis meses. Desde allí decidió irse a Shanghái, una ciudad muy grande que le daba un poco de miedo, “creo que fue una muy buena decisión, todo pasa por algo”.

 

[Img #63173]

 

 

En Shanghái comenzó haciendo baile para espectáculos, eventos, a un ritmo muy grande, espectáculos increíbles, todo a diario, allí valoran mucho nuestro trabajo.

 

“Ahora estoy contentísima, estoy recogiendo lo que he sembrado, vivo en el centro de la ciudad, trabajo para varias compañías, muchas marcas de cosméticos, coches, etc. aunque soy bailarina me han salido otras oportunidades que me ha parecido que puedo complementar, así que hago trabajo de modelo de fotos, dicen que mi imagen les parece exótica, también he empezado a hacer algunos pequeños trabajos como actriz. Cuando eres bailarina, en el escenario estás actuando con lo que te pide el show, también es actuar.”

 

[Img #63167]

Mónica no ha querido descuidar la faceta cultural y también ha querido aprovechar la oportunidad de profundizar en la cultura china. Está matriculada en la universidad estudiando chino.

 

“ya tengo un nivel medio de chino, pero me queda bastante todavía. El inglés lo aprendí bien cuando llegué allí. Me resultó increíble que con la cantidad de años que estuve estudiando inglés en el colegio y en el instituto, cuando llegué aquí era incapaz de comunicarme, creo que no nos enseñaron bien. Yo sabía hacer una redacción perfecta, sin faltas de ortografía, pero el nivel de compresión y conversación era nulo”

 

 

 

Le gusta la vida en China, dice que es supercómoda, muy fácil. Allí se mueve en una moto eléctrica, que carga en su propia casa, algo que dice que es bastante común por el tema de la polución. Cuenta que el agua y la electricidad son muy baratos y que la gente allí es muy amable con los extranjeros “nos tienen como estrellas, nos ven como increíbles, guapos, inteligentes, nos admiran bastante, yo creo que demasiado”.

 

[Img #63171]

 

Sobre Shanghái cuenta Mónica que es una ciudad muy grande y muy segura, existen cámaras en todos los sitios, “la sensación de seguridad es muy alta, todo está grabado en cualquier sitio y a cualquier hora, puedes estar tranquila a las cinco de la mañana en la calle, en Barcelona había muchos más problemas de seguridad”.

 

También hay notas negativas. A Mónica le gustaría llevarse el tráfico de España para allí, “me pongo muy nerviosa, allí es un caos, es la ley del más fuerte, creo que no valoran su vida, no son conscientes de los accidentes. Puedes ver un matrimonio en una moto, con dos bebés sorteando coches a toda velocidad, es increíble”.

 

A Mónica le gusta venir a España, cuando puede dos veces al año. Este año pasado no pudo, estuvo viajando por Estados Unidos y también haciendo un voluntariado en Bali, ayudando a niños “donde viví la experiencia más bonita de mi vida. Tengo otro tipo de metas, que ahora gracias a que estoy trabajando estoy pudiendo cumplir”.

[Img #63168]

 

Le gustaría volver a España, le encanta, quisiera poder quedarse aquí, pero dice que ahora es imposible. El trabajo que tiene allí no podría conseguirlo “aquí no existe esa mentalidad de espectáculo, allí cada local que abre, cada producto que se presenta contrata un espectáculo, aquí en España hay bailarines muy, muy buenos que apenas tienen trabajo y además mal pagado”.

 

Hoy, ya en Shanghái, habrá abierto las maletas y sacado el cariño que se ha llevado de las personas que desde la distancia siguen queriéndola y apoyándola cada día. Suerte Mónica

Noticias relacionadas
Interbenavente.es - Benavente - Noticias - Agenda - Multimedia - Servicios • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Publicación controlada por OJD Interactiva
Powered by FolioePress